“Calladito te ves más bonito”

0
1569

Un niño bien peinado, con la camisa planchada, el cuaderno limpio y “sin orejas”, zapatos lustrados, “bien sentado” y principalmente callado, es el estudiante perfecto desde la mirada de muchos padres, madres y maestr@s en las Unidades Educativas.

Algo que no llegamos a percibir es que muchas veces la actitud de sumisión protege en su seno mucho miedo, violencia y desesperanza. Esto lo corroboró una investigación realizada por el CEBIAE en 4 escuelas de El Alto titulada “AGRESIÓN O SUMISIÓN EN LA CONDUCTA DE ES­TUDIANTES, UN EFECTO DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR”.

La investigación indagó específicamente en las conductas que adoptan estudiantes de inicial, primaria y secundaria cuando sufren violencia intrafamiliar. Del estudio, participaron 165 estudiantes de los tres niveles de educación del Sistema Plurinacional de Educación.

La investigación desnudo una realidad muy compleja, muchos de los estudiantes que sufren de violencia intrafamiliar van desarrollando conductas agresivas (en su mayoría) o conductas sumisas (en la minoría). Del total de 165 estudiantes investigados 82 presentan conductas agresivas o sumisas.

Si bien la mayoría de los casos son de conductas agresivas (65) los casos de conducta sumisa no pasan desapercibidos (17). Y en este artículo lo que queremos resaltar es el imaginario construido entorno a la actitud sumisa de los estudiantes.

Una maestra de secundaria en el marco de la investigación decía: “Principalmente observamos las conductas de indisciplina que se dan dentro del aula, pero no toma­mos en cuenta las conductas sumi­sas, que si bien son pocos casos, igual necesitan la atención, porque presentan cierta dificultad, no es normal que sean así los estudian­tes”.

¿Entonces la actitud que preocupa en la escuela es la agresiva?. Aquel niño – niña que muerde, que patea y no está quieto ni un segundo. Aquel joven que bullea, que insulta y que no obedece a nadie.

¿Por qué concebimos el aula como un espacio académico, libre de ruidos, libre de juegos…con disciplina?.

Y es que un aula inerte es sinónimo de un aula con disciplina. Y un aula con disciplina es un espacio donde se aprende (dentro de esté imaginario de educación bancaria). Y bajo este escenario pedagógico un niño o joven sumiso es el estudiante ideal, el que más aprende…el más disciplinado. Algo añorado por maestros y padres según nuestra investigación .

Pero el estudio nos estrella contra una realidad mucho más dura y es que los niños y adolescentes con actitudes de sumisión muchas veces sufren de violencia intrafamiliar. Principalmente violencia emocional y psicológica, es decir, niñ@s expuestos a conflictos conyugales y situaciones de violencia (agresiones físicas y verba­les) entre sus padres. Principalmente de la figura paterna, asociadas al consumo de bebidas alcohólicas y otros.

Entonces la niña tímida, silenciada, inmóvil y obediente es el ideal de estudiante en nuestras escuelas. Esto es muy peligroso porque centramos nuestra atención en los “indisciplinados” (que no está mal) pero relegamos a los “disciplinados” a un segundo plano y los ponemos en riesgo de seguir sufriendo de violencia y maltrato.

Entonces el desafío para padres y maestros y sociedad en general es deconstruir los imaginarios sobre violencia.

La violencia no solo genera agresión sino también sumisión. Nuestro imaginario sobre disciplina puede ser muy discutido desde el punto de vista de conducta del estudiante o procesos metodológicos de estudio.

La convivencia armónica y los acuerdos de convivencia son mucho más ricos y vinculantes que los castigos. Y el imaginario de que aprender es sinónimo de procesos académicos, serios y monótonos. Aprender es descubrir, construir y estimular la creatividad.

¿Por qué nuestros niños y adolescentes no se ven bonitos calladitos?. Se ven con vida cuando son curiosos, dinámicos y energéticos, un aspecto a fomentar.

Libremos a las escuelas de la violencia y de las ideas clásicas de educación. Así todos nos veremos más bonitos.

*Israel Fernando Lahor Rodríguez

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here