5 consejos que ayudarán a padres y madres a elegir mejor una escuela.

0
974

  Es el primer mes del año durante las comidas familiares un tema que no deja de salir a flote es: ¿qué colegio elegimos para nuestro hijo o hija?

Las respuestas a esta pregunta son tan variadas como los colores de la whipala y tienen muchos factores implícitos dentro de cada hogar. Pero el objetivo es el mismo: “dar a sus hijos e hijas la mejor educación que se pueda”.

Y a pesar de que cambiamos de siglo y pasamos por un par de reformas a la educación en Bolivia el imaginario en los padres y madres permanece impoluto: “la educación es la llave para acceder a una mejor vida”.

Obviamente existen factores estructurales que van a condicionar la selección de la futura escuela de nuestros pequeños y pequeñas, como el tema económico. Aunque históricamente los colegios particulares han gozado de una reputación de brindar buena educación actualmente muchos colegios fiscales están a la par y se suman bonos y otros beneficios adicionales a esta ecuación que hace que muchos papás y mamás opten por los segundos.

Las distancias geográficas pueden determinar también la elección de la escuela para nuestros niños y niñas. En muchos casos es más cómodo y seguro tener a nuestros hijos e hijas en la misma zona en la que vivimos. No obstante, muchas veces los papás optan por realizar pequeños viajes diarios con tal de tener un mejor colegio.

Otro factor recurrente es la tradición familiar en una escuela o la recomendación de la misma familia. Esto puede pesar al momento de elegir el destino de los próximos 12 años de la vida de nuestros hijos e hijas.

Y aunque puede ser una decisión reversible podemos exponer a nuestros pequeños a ingratos recuerdos o amargas experiencias.

Pero entonces, ¿Cómo elegimos la escuela ideal para nuestras hijas o para nuestros hijos? Tal vez no exista una respuesta contundente y única pero con los años de trabajo con muchas escuelas el CEBIAE puede valorar ciertos indicadores y señales de una escuela saludable, con calidez y calidad.

Entonces vamos a mencionar 5 señales de una escuela saludable para nuestros pequeños y pequeñas:

  • Directores presentes, un director o directora que siempre está disponible y siempre esta visible en la escuela es una buena señal. Predispuesto a

    recibir a los papás y las mamás y siempre abierto a conversar temas educativos y sociales concernientes a su escuela.

  • Maestros comprometidos, el sentido de pertenencia y responsabilidad de los maestros y maestras es clave. SI ellos dedican unos minutos extras de su

    tiempo después que la campana o timbre de salida han sonado es una muy buena señal de compromiso.

  • Gestión educativa bien organizada, una escuela feliz siempre funciona mejor. Y esto se hace evidente en la organización de las actividades de la

    escuela. Días de la familia, fiestas patrias y otros eventos resultan amenos y muy productivos. La improvisación y el estrés son un síntoma de poca organización.

  • Las puertas siempre abiertas, una buena escuela disfruta de la visita de los padres y de toda la comunidad que la rodea. Invita a que la conozcan y

    sean parte de sus procesos educativos y sociales. Este es un buen indicador de transparencia y trabajo comprometido.

  • Referencias boca a boca, las escuelas siempre tienen reputaciones (buenas y malas) y estás se han ido construyendo con el tiempo y las

    experiencias. Aunque no se pueda juzgar a un libro por su portada muchas veces nos pueden dar buenos indicios de que vamos a encontrar en la escuela. SI hay buenas señales iniciales podemos buscar otras de las señales para poder estar seguros.

ES una tarea compleja la de elegir una escuela para nuestros hijos pero no olvidemos que ellos también deben ser parte de la decisión. Acuchemos su opinión a la hora de elegir como familia donde vamos a estar los próximos 12 años comprometidos con la educación de nuestros niños y niñas.

Por Israel Lahor Rodriguez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here