Una formación rápida para obtener otra formación

0
925

  Cuando una o uno está en la escuela y es adolescente se empieza a pensar a futuro se hacen preguntas ¿Qué hacer de mayor?, ¿Qué se hacer para ganarme la vida?, ¿Qué estudiar después de la escuela? Y otras más… las repuestas de los jóvenes por lo general serán de “trabajar de lo que sea”, “aún no sé qué estudiar”, “ayudare en un taller”, “tengo amigos” “un parientes que me ayudaran”, son las posibles repuestas de los jóvenes y adolescentes; es sabido que terminando o estando en la escuela muchos jóvenes y adolescentes buscan trabajo donde el trabajo ocupara el papel central en la vida de ellos en especial para los que tienen limitaciones para poder acceder a un espacio de educación formación un “instituto, universidad u otro espacio de formación”, espacios que especulan con la educación y las necesidades de educativas de los jóvenes con montos elevados y económicos dependiendo al prestigio del instituto, el joven llega a pagar incluso por la nivelación en materias de matemática, física, química y lenguaje, para acceder a centros de formación superior (universidades, centros castrenses de formación, normales) estos espacios son aprovechados por jóvenes y adolescentes que tiene un cierto grado económico para solventar estos estudios superiores, la interrogante es… qué podemos hacer para que los jóvenes que tienen limitaciones económicas obtengan una formación para la vida y construya una identidad del joven responsable y formado.

Bolivia es un país joven, el 40% de sus habitantes están comprendidos entre los 14 y 29 años de edad, dicho grupo poblacional llega a unos 180.000 jóvenes aproximadamente, residentes en su mayoría en el área metropolitana de las tres principales ciudades del país. Según datos el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de desocupación juvenil en el país es del 8 %, lo que significa más del doble de la tasa de desempleo general que es de 3,2 por ciento. Ciertamente en nuestro contexto se tiene un panorama de crisis de empleabilidad y los sufren más son los jóvenes y adolescentes al no poder acceder a un trabajo digno, el joven al tener su identidad de estudiante trabajador consolida su personalidad, autoestima de una forma acelerada y diferente a la de un adolescente y joven con una vida y formación “normal”, este joven ingresa a una vida adulta de forma inmediata con interrogantes de ¿quién soy? ¿Hacia dónde voy?, ¿cómo ayudo a mi familia?, ¿cómo me ayudo a mí mismo?… Y el joven continua haciéndose preguntas ¿Para qué trabajo?, las respuestas también son variadas como es el auto sustento, trabajo para mí, manutención

 Por Juan Carlos Saire

Ir al sitio web de google http://www.cebiaebolivia.org/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here